lunes, 20 de noviembre de 2017
¿Quienes somos?
Visitas 3
Una vida dedicada a los jóvenes
Los Salesianos de Don Bosco intentamos ser signos y portadores del amor de Dios a los jóvenes, especialmente a los más pobres.

Extendidos por todo el mundo, ejercemos nuestra acción en Centros Juveniles, Colegios, Escuelas de Formación Profesional, Parroquias, Centros de asistencia a marginados, Escuelas de Formación del Profesorado, Universidades, Residencias, Misiones y otras presencias al servicio de la juventud.

Los Salesianos vivimos nuestra vocación en familia. Así lo quiso Don Bosco y la realidad nos demuestra que no estaba equivocado. Toda una familia al servicio de los jóvenes, los pobres, los hogares, la gente sencilla... Un solo carisma eclesial y muchas maneras de vivirlo. Es la Familia Salesiana.

Los Salesianos de Don Bosco somos unos 16.000 repartidos en más de 130 paises de los cinco continentes y distribuidos por 90 Inspectorías o Provincias. De ellos, la obra de Don Bosco en España cuenta con unos 1.240 salesianos religiosos, sacerdotes y coadjutores laicos, distribuidos en dos Inspectorías: Inspectoría Santiago el Mayor, con sede en Madrid e Inspectoría María Auxiliadora, con sede en Sevilla, que llevan adelante 160 casas o comunidades.

Vivimos en comunidades desde las que nos dedicamos a la educación y evangelización de los jóvenes, niños y adultos, preferentemente de las clases populares.


La obra salesiana de Las Palmas de Gran Canaria

La presencia de los salesianos en Canarias desde 1923 se debe a la generosidad de la familia de D. Alejandro Hidalgo y Romero y la del matrimonio Ascanio-Manrique de Lara, que donaron a la Congregación Salesiana el edificio (construido en 1903 por el arquitecto Fernando Navarro) y los terrenos que actualmente ocupa nuestro Colegio, heredados a su vez de las religiosas del “Sagrado Corazón de Jesús”.

Al principio de su actividad educativa nuestro Centro fue una Escuela de Formación Profesional, donde se formó un buen número de excelentes profesionales hoy ya integrados en nuestra sociedad. Con el paso de los años se transformó en un Centro de Enseñanza General Básica y de Bachillerato, hasta llegar a su estado actual.

Dentro de la obra, además de la Comunidad Salesiana, se encuentran los siguientes grupos de la famila salesiana: Los Salesianos Cooperadores, la Asociación de María Auxiliadora, Hogares Don Bosco y los Antiguos Alumnos Salesianos.

Nuestra Identidad Educativa está expresado en la Propuesta Educativa de las Escuelas Salesianas: En una sociedad pluralista el colegio ofrece una educación basada en los principios del Evangelio, con un Estilo educativo propio, basado en el Sistema Preventivo, heredado de la pedagogía de San Juan Bosco.

Nuestro Centro está ubicado en la zona centro de la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria, con excelentes comunicaciones. Tiene varios patios interiores y unas amplias canchas deportivas en la parte delantera del Centro. Posee un gran salón de actos dotado de material multimedia, con capacidad para cerca de novecientas localidades. Tanto los edificios como el mobiliario, están bien cuidados, con una continua renovación del material y de los medios didácticos.

Los salesianos también tienen confiadas la parroquia de Santa Catalina de Alejandría, situada en el mismo colegio, y la de María Auxiliadora, situada en el Barranquillo Don Zoilo, donde colabora un grupo de Cáritas parroquial con los más necesitados.

Por último el colegio también ofrece un Centro Juvenil con una propuesta educativa para el tiempo libre que en la que se ofrece participar a niños y jóvenes en grupos de fe y en actividades deportivas y lúdicas-formativas.

Breve historia de los Salesianos en Gran Canaria

A principios de 1900 las monjas del Sagrado Corazón de Jesús construyeron en lo que hoy es Ciudad Jardín, un colegio para educar a 50 niñas de Las Palmas. En el año 20 lo abandonaron para fundar otro en Tafira. Entonces, don Alejandro Hidalgo y Romero lo compró y llamó a los Salesianos que vinieron en 1923.

Al principio pusieron unas Escuelas Profesionales con unos talleres de sastrería, zapatería, imprenta, encuadernación y carpintería. Los alumnos procedían del Internado de San Antonio. En el año 60 no se llegó a un entendimiento con el Cabildo, que pagaba los alumnos, y se implantó el Bachillerato. Con las sucesivas leyes de Educación se establecieron sucesivamente la Educación General Básica, Primaria e Infantil. Hoy el Colegio Salesiano tiene cerca de 1.200 alumnos.

Don Antonio Espinosa Sierra, tercer director del Colegio los años 1931-39, extendió la devoción de María Auxiliadora por los pueblos de Telde, San Mateo, Ariñez y Tejeda, y todos los años celebraba su fiesta el 24 de mayo con banda de Música, Procesión, Eucaristía y Teatro.

Los Salesianos en Teror

El 24 de julio de 1955 por la tarde se fundó en Teror un Colegio, obra de su párroco don Antonio Socorro Lantigua, con tres clases de Primaria y cuatro cursos de Bachiller, el Elemental de aquella época.

Se inauguró por la tarde con una Eucaristía en la Basílica y una procesión con las imágenes de María Auxiliadora y Don Bosco hasta el colegio. Desde el balcón del centro, don Eduardo Villar Reina tuvo unas palabras de ocasión.

La presencia salesiana en Teror fue en precario, pues no había nada firmado y los Inspectores-provinciales no podían erigir canónicamente la Comunidad y así hasta el año 1968, en que don Antonio Socorro pensó regalar el Colegio a la Diócesis de Canarias, lo que hizo en la persona del obispo don José Antonio Infantes Florido, el día de su ordenación episcopal en su parroquia del Salvador de Sevilla.

Se nombró director a un sacerdote diocesano y al final de mes no tenía dinero para pagar a los profesores y nos preguntaba a nosotros cómo hacíamos y nosotros le respondimos que "éramos seis salesianos que no cobrábamos sueldo, ni Seguros Sociales, y, además, teníamos cien internos".

De aquellos trece años nos queda un sacerdote salesiano, don Alberto Nuez Domínguez y trece promociones de Antiguos Alumnos que recuerdan con mucha alegría sus días de Colegio.

Los Salesianos en Guía

El 24 de Julio de 1955 por la mañana se fundó el Colegio de Guía, obra de doña Eusebia Almeida de Armas, viuda de un General de la Guardia Civil y sin herederos, por lo cual quiso hacer una fundación en beneficio de los niños pobres de Guía.

Por la mañana a las 11 se tuvo una Eucaristía en la parroquia de Santa María de Guía y a continuación una procesión hasta el Colegio, sito en la carretera de La Atalaya. La intención de la Señora era dejar toda su fortuna a la Congregación, pero intervino su abogado, que también lo era de la diócesis, don Antonio Limiñana que le dijo: "Señora no deje usted la propiedad a los salesianos, que luego viene otro Mendizábal y lo desamortiza. Deje la propiedad a la diócesis, la cual nombra un administrador de los bienes y lo que renta servirá para el sostenimiento de la fundación. Y si viene otro Mendizábal, al próximo Concordato, la diócesis lo reclama". Dicho y hecho. La administración pagaba 100 pesetas mensuales por cada salesiano y por cada alumnos interno. La única carga de la Fundación era tener 25 alumnos internos.

Viendo que era imposible dar comida, cama y enseñanza por 100 pesetas, la Congregación pedía a la diócesis solamente la administración de los bienes renunciando a la propiedad.

Como no se llegó a un acuerdo, el año 1971 se dejó el Colegio. Fruto de aquellos 16 años queda un sacerdote salesiano, hoy misionero en Paraguay: don Gilberto González y 16 promociones, que recuerdan con cariño los años del Colegio Salesiano de Guía.

Las Salesianas en Gran Canaria

Para completar la obra salesiana en Gran Canaria añadiremos que las Salesianas, Hijas de Maria Auxiliadora, tienen cuatro colegios: los de Guanarteme, Tomás Morales, Árbol Bonito y Telde más una comunidad en el barrio del Polvorín trabajando con los más desfavorecidos. 

Enlaces

Dosatic S.L. © 2017
Site desarrollado por DYNAMO 3.5

Política de Privacidad